Como vimos en la entrada anterior, casi todas las variedades de arroz mencionadas están destinadas a mejorar la salud humana. ¿Entonces cual es la razón de fuertes críticas a las investigaciones sobre transgénicos? Creo por el nivel de “fuerza” los argumento se pueden citar en el siguiente orden:

  • No juegues a ser Dios. Aquí no hay nada que hacer.
  • No sabéis que monstruo se puede crear. Un argumento basado en la poca comprensión de los procedimientos científicos, o su total desconocimiento.
  • Los científicos se han vendido a las multinacionales, carecen de ética y responsabilidad, ya lo han demostrado con las bombas atómicas. Argumento basado sólo en suposiciones de carácter personal. Tiene que ver con los dos argumentos anteriores.
  • Argumento político social de que los transgénicos no ayudan a los países pobres, ya que se hace un huso muy lucrativo de ellos por parte de las multinacionales. Este argumento no carece de sentido, pero se basa casi enteramente en la actividad de la empresa Monsanto, que tuvo muy mala prensa por la invención del “gas amarillo”, que se usó en la guerra de Vietnam. Hoy día es una poderosa multinacional, y los transgénicos no son su único producto. Hay que decir que las políticas empresariales de Monsanto no ayudaron a la prensa de los transgénicos, sobre todo su producto estrella, las semillas terminator.  Aquí es importante ver que no es la culpa de la planta en sí.
  • Amenazan la biodiversidad por la contaminación de las plantas silvestres con el polen transgénico. La respuesta es: introducir el gen en el genoma del cloroplasto, ya que el polen no tiene de estos, luego no tiene nada que transferir.
  • Puede interferir negativamente en la cadena alimentaria amenazando consumidores de los parásitos de las plantas, los cuales son importantes en los cultivos ecológicos. Aquí hay que decir que los mismos riesgos presentan los insecticidas químicos, además los insecticidas pueden volar por el aire a más distancia, Por otra parte los parásitos de las plantas comerciales suelen sobreproducirse al haber mucho alimento, y con ello cargarse el equilibrio natural, con lo cual, las plantas modificadas devuelven el equilibrio.
  • Algunos bichitos inocentes pueden resultar perjudicados. En este aportado están los admiradores de la mariposa Monarca cuyas larvas se ven amenazadas al comer el maíz transgénico. Lo único es que a la mariposa no le gusta comerse las plantas del maiz.
  • Los transgénicos suponen riesgo para la salud. El producto directo de un gen es una proteína, la cual al ser comida se convierte en una colección de aminoácidos que son los mismos que contiene la comida normal. Es verdad que ciertas proteínas transgénicas son toxinas mortales, pero son específicas para la plaga en cuestión, como la toxina BT que mata específicamente larvas de algunos incestos y es inocua para otras especies, ni siquiera funcionan con los insectos adultos.
  • Y lo más importante: si comemos genes, los deshacemos sus componentes básicos y los metabolizamos como cualquier otro alimento. No, el ADN foráneo no entra en tus células pervirtiendo su genética natural (excepto los virus claro je je).
  • Se pueden crear especies de insectos resistentes. Eso es cierto. Con lo cual se debe tomar las siguiente medida para evitar la creación de la resistencia: se debe tener una pequeña parcela con plantas “normales” al lado del campo transgénico donde las criaturillas parásitas puedan comer hasta empacharse y reproducirse en paz. El fundamento de esta medida es que las mutaciones que producen la resistencia suelen ser de tipo recesivo con lo cual un mutante resistente es un homocigoto recesivo. Además las mutaciones aparecen muy raramente, con lo cual de todos los gusanitos que comían en la parcela venenosa, a lo mejor sobrevive uno. ¿A donde va a reproducirse si en el campo transgénico no hay otro bicho silvestre? Pues sí, a la parcelita con bichitos normales, o dominantes, con lo cual la progenie será heterocigota para la mutación (no tendrá resistencia) y con el paso de las generaciones es probable que se irá desapareciendo. ¿Funcionará siempre? Pues no tiene porque. ¿Reduce las probabilidades de aparición de los individuos resistentes a las toxinas transgénicas? Pues sí.
  • Las proteínas “extrañas” para el organismo como las transgénicas pueden causar alergias. Eso es cierto, y me parece el mejor argumento contra los transgénicos, pero también es cierto que existen técnicas para “humanizar”, o sea hacer las proteínas transgénicas más parecidas a las de humano u otro animal que la vaya a consumir.

Como veis los problemas reales asociados al uso de los transgénicos tienen solución. Simplemente hay que hacer las cosas bien. Pero claro ,el mundo no es perfecto, las cosas no siempre se hacen bien, sobre todo cuando hay pasta en juego. ¿Son peligrosos los transgénicos para el mundo? ¿O los humanos somos un peligro en sí?

 

Leave a Reply