Hace un par de años yo me he comportado como una z_sin_corazón con un chaval de los greenpeace, que me preguntó como veía el cultivo de transgénicos al aire libre. Aquel día me levanté con mal pie, había una manifestación en la ciudad y tenía ganas de fastidiar un poco a alguien, y fue la oportunidad perfecta. Así que exclamé ¡¡¡Fenomenal!!!

La verdad es que por aquel entonces no tenía una opinión formada, hasta cursar la asignatura de biotecnología vegetal, donde se estudian los transgénicos. Pasado tiempo y la asignatura no me siento arrepentida por mi respuesta al verde, tampoco me enorgullezco de mi misma, pero después de todo no estaba yo muy equivocada. La razón de porque cuento todo eso, es para hacer una “introducción” sobre las plantas transgénicas y entre ellas sobre las famosas planas BT. Hablemos pues de las plantas BT, que se han hecho famosisimas entre la variedad de transgénicos que existen, porque un insecticida de origen bacteriano (peligro uuuu). Las plantas que más se han transformado con esta toxina son de maíz y arroz y algodon, ya que se trata de grandes cultivos de elevado interés industrial, pero constantemente atacadas por las plagas. Voy a hablar de arroz BT ya que tuve la necesidad de presentar un trabajo para la asignatura “biotecnología vegetal” sobre el mismo. Así que empecemos la sección.

Plantas BT.

Son plantas que han sido modificadas con el gen cry de la bacteria Bacillus thurgensis (BT) para protegerlas de ciertos insectos. Esta bacteria forma esporas resistentes que el insecto digiere con la planta. Una de las características importantes de las esporas BT es que almacenan cristales de la proteína producida por el gen cry. Una vez dentro del insecto la espora se rompe liberando por una parte la bacteria y por otro el cristal. En el PH alcalino del tubo digestivo de algunos insectos los cristales se disuelven dando lugar a pro-toxinas que son procesados por proteasas específicas del insecto, y entonces las toxinas se activan. Ahora las protoxinas se unen específicamente a ciertas proteínas de la de las células intestinales del insecto y agrupan unas tantas de éstas proteínas, formando poros. Entonces los gradiente de protones y potasio se interrumpen, y la célula intestinal se rompe, lo que provoca graves problemas en el intestino de los insectos, como una fuerte diarrea y parálisis intestinal. A su el escape de protones baja el pH del intestino que favorece el crecimiento da las bacterias que finalmente invaden el hemocele (un donde se almacenan las reservas alimenticias) y se divierten ahí a costo de la pobre larva. La consecuencia es que el gusano se muere por una infección grave e inanición.

La eficiencia de la toxina BT para matar larvas de insectos llamó la atención del mundo agrícola, y entonces la empezaron a utilizar en los campos fumigando las plantas directamente con la toxina, lo que curiosamente no alarma a los seguidores de la agricultura ecológica, más bien lo contrario, si no me creéis mirad aquí.

Los que usan la toxina BT en la agricultura la consideran muy segura porque sus blancos de acción son muy específicos, o sea los insectos con un pH adecuado y con proteasas capaces de digerir la toxina, que son larvas de algunas especies mariposas como Heliothis, Pieris, Pseudoplusia, Plutella, spodopthera, etc. Para la mayoría de las especies incluidos los seres humanos esta toxina resulta ser inocua. ¿Entonces porqué en lugar de fumigar no hacer directamente las plantas que la produzcan?

¿Cómo se llega a introducir un gen de una bacteria en una planta. Pues con otra bacteria. Es como hacer una infección que no resulta en enfermedad. Se trata de Agrobacterium tumefaciens, que contiene un plásmido (es como un pequeño cromosoma adicional) parte del cual la bacteria puede pasar a la célula de la planta. Este cachito de ADN induce la división descontrolada de la célula y producción de compuestos interesantes para la bacteria, con lo cual esa puede comer a gusto. ¿Que han hecho los científicos con ese material?

Pues al plásmido de dicha bacteria le quitaron los genes responsables de los tumores. Aparte se le introduce un plásmido extra a la bacteria con el gen cry. El primer plásmido es capaz de dirigir la transmición del fragmento que contiene el gen cry desde el segundo  a la célula de la planta. De este modo A. tumefaciens infecta a la planta, pero no provoca tumores, en su lugar induce la producción de sustancias interesantes por parte de la planta, como la toxina BT. Es así como se hace una planta  BT:

"Transformación con A.tumefaciens"

Transformación con A.tumefaciens


 

 

Leave a Reply