Esa parejita tan rica es Irene Pipperberg y su mascota-animal experimental Alex, y la historia de su relación es fascinante.

"Irene y Alex"

Irene Pepperberg y Alex, disfrutando de su relación.

Irene, una química de profesión jamas se imagino, que iba “hablar” con papagayos, pero ahí está. Y la culpa fue de un programa de televisión, que ella vio en los lejanos 70. El programa era un documental sobre el estudio de inteligencia y lenguaje en los chimpancés y delfines.

El documental impresionó tanto a Irene, que toda su vida posterior la dedicó al estudio del razonamiento lógico y lenguaje en los animales, sobre todo de los papagayos grises, vete a saber porqué…

Pronto, uno de los pajaritos de Irene se convirtió en la súper- estrella del laboratorio. Y es que Alex, demostró tener el pensamiento abstracto, un rasgo que los humanos pensamos nos hace únicos. En pocas palabras, el pensamiento abstracto es saber dar un significado a un símbolo, como los números, los dibujos, las letras etc.

Pues, con mucho entrenamiento y un trabajo muy duro, Alex fue capaz entender el significado del símbolo de suma, resolver problemas matemáticos simples, y efectuar comandos como “poner la llave azul en el cuadrado rojo”.

Pero el logro más impresionante de Alex, era comprender que los objetos pueden ser clasificados por categorías, como el color y la forma, y que un mismo objeto puede pertenecer a varias categorías distintas. Por ejemplo un triangulo rojo, por una parte pertenece a la categoría de formas triangulo, y por otra parte es de color rojo.

Para comprenderlo mejor os cuento un experimento que se hizo con Alex. se le presentaban dos objetos, y el tenía que decir sí si eran iguales, o no, en el caso de que no lo fueran. Se le presentaron muchas parejas de objetos, y en una de ellas había objetos parecidos en muchos aspectos (color, forma), pero diferentes en un solo (el material), sorprendentemente Alex exclamo no, y lo hizo repetidas veces, con parejas similares, lo que validaba el experimento.

Irene demostró, que con un entrenamiento adecuado los pajaros muestran tener el razonamiento y la abstracción, antes vistos sólo en los experimentos con los primates. Aun más, Alex comprendía algo tan complicado, como la persistencia de los objetos, es decir, para Alex un objeto escondido seguía existiendo, lo que los niños tardan 2 años en aprender, pero Alex, lo hizo en 22 semanas de su vida pajaruna.

Alex murió con la edad de 25 años, pero otros papagayos grises siguen el experimento. ¿Quien sabe, si todos los animales tienen capacidad de comprender las nociones abstractas, y los humanos no somos tan especiales?

 

2 Responses to “Hablando con Alex”

  1. Melo dice:

    Los ratones también tienen pensamiento abstracto, y los cuervos y unos cuantos animales más. No es la primera vez que se descubre en animales de otras especies.

Leave a Reply