Bueno, decir os que estuve muy liada con los estudios y que no tenía tiempo ni pa mear, pero ya estoy de vuelta, mi último año de biotecnología ya está terminando y tengo un semestre relajado. Así que al lío,  os voy a presentar diferentes aplicaciones de transgénesis de animales, fruto de mis muchos sufrimientos en la asignatura “biotecnología animal”. Comentar que estas entradas están basadas en los trabajos y presentaciones de mis compañeros de clase, que os presentaré con mucho gusto.

vaca_felizEsta primera entrada es el homenaje a la vaca transgénica. ¿Porqué vaca? Porqué da leche je je, modificamos geneticamente el embrión de la vaca, de forma que el animal adulto secrete en sus glándulas mamarias el producto de interés, en nuestro caso la albumina sérica humana.

La albúmina sérica humana es el principal componente del plasma (fracción de sangre libre de células). Se usó en la Segunda Guerra Mundial como la reconstituyente de la sangre, hoy día se usa para producir fármacos y vacunas. Hasta hace poco el único método de la obtención de la albúmina fue purificando la de la sangre de donantes humanos, lo que es caro ( 5 $ por gramo de albumina), laborioso, y propenso a la transmisión de enfermedades, lo que aumenta los costes en los controles sanitarios. También se intentó producir albúmina en microorganismos transgénicos, qué dió sus resultados ( no demasiado buenos) en levadura C.cereviciae. Hubo también intentos con plantas transgénicas, pero sin éxito.

Entonces se pensó en nuestra amiga la vaca, ya que existía cierta experiencia exitosa  en producción de fármacos en leche, como la antitrombina de ATryn. ¿Y como se hace? Os lo cuento:

Uno: se diseña el vector que lleva  fragmento de ADN con el gen de albumina humana. el vector se diseña de tal forma que la albumina se produce sólo en las glándulas mamarias, para ello se inserta el gen de la albumina dentro del fragmento que codifica la caseína, la proteína más abundante de la leche. De hecho se hacen varios tipos de vectores y se prueban primero en ratones, cuyos embriones son más baratos de obtener que los vacunos, y en el caso de fracaso del experimento las pérdidas económicas son menores.

Cuando ya se tiene claro que vector vamos  a usar se cogieron las células fetales de vaca de 45 días y se mezclaron con el vector (25 µg de transgén que se mezclaron con 2*106  células ). En este caso el transgén fue introducido en las células por el método de electroporación, una técnica que permite hacer la membrana celular más permeable.

Las células fetales fueron cultivadas durante dos semanas, y se seleccionaron aquellas resistentes a neomicina (un antibiótico) , ya que el vector que llevaba el  transgén contenía el gen de resistencia a neomicina, por lo que solo las células que lo hayan incorporado sobrevivieron al antibiótico.

Se cogieron oocitos (los futuros ovulos) de ovarios bovinos, se eliminaron sus núcleos y se les transfirieron los núcleos de las células embrionarias transgénicas. Los oocitos obtenidos de esta forma  se cultivaron hasta llegar a la fase de blastocisto ( un estado del desarrollo del embrión). Se llevaron a cabo un total de 19.150 intentos de transferencia nuclear que resultaron en la producción de 786 embriones en fase de blastocisto. Entonces las hembras bovinas recibieron estos blastocistos y fueron alojadas en corrales hasta la confirmación del embarazo por ultrasonografía.

La IETS (International Embryo Transfer Society) aconceja transferir 1 o 2 blastocistos a cada vaca receptora, en consecuencia, 546 embriones se transfirieron a 257 hembras. El resultado fue que 27 terneros, todos hembras, nacieron vivos.  20 de los terneros sobrevivieron y llegaron  sanos a la edad adulta. 7 terneros fallecieron, 6 a las primera semana de nacimiento a consecuencia de una hipertensión pulmonar grave, y uno fue sacrificado la edad de 6 meses, debido a un retraso en el desarrollo. He aquí una imagen que hace buen resumen del procedimiento:

 

Creación de vacas transgénicas.

Creación de vacas transgénicas.

Los grandes logros de este experimento fueron por una parte, conseguir una producción de albumina de 5mg/ml ( y ya nos podemos imaginar lo de leche que produce una vaca diariamente) de leche, por otra parte conseguir unos 20 terneros sanos, puede parecer poco pero al ser capaces de reproducirse pueden dar inicio a una línea de vacas transgénicas entera.  Además la mayoría de los animales transgénicos no sufrían ningún problema de salud.

Las ventajas de producir albúmina en leche de vaca transgénica:

  • leche de vaca es libre de patógenos de la sangre
  • está libre de priones ( causantes de la enfermedad de la vaca loca)
  • se pueden conseguir grandes cantidades de producto
  • la recogida es fácil y no requiere personal muy especializado

P.S. El trabajo de “la produciión de albumina humana en vaca transgénica” fue realizado por estudiantes de  4º del Grado de Biotecnología de la universidad Pablo de Olavide  Ana Gámez Valero, Jose Antonio Guerrero Martínez, Claudia Quiñonez Silvero, Giuseppe Palumbo (erasmus), Abril Sánchez Botet, Blanca Martínez Arribas.

 

Leave a Reply